¿QUÉ HAY DETRÁS DEL “CUB PETTING”?

con No hay comentarios

En este vídeo ya tenéis un avance si no habíais escuchado hablar del “cub petting“. En Sudáfrica y otros países del continente africano está creciendo la industria que se dedica a esta práctica, que consiste en criar cachorros de león (en Asia sucede con los tigres), para atraer la atención de turistas.

El cub petting se vende como una actividad en la que estamos dando dinero para ayudar a criar a esos leones, incluso se les puede dar biberones (todo esto pagando las correspondientes tarifas). Lo que no siempre se cuenta es lo que viene detrás.

Todos esos cachorros al crecer y ser demasiado peligroso seguir teniéndolos para ser simplemente acariciados o alimentados con un biberón, pasan a ser utilizados para otra actividad: walking with lions, unos paseos acompañando a jóvenes leones, con un palo en la mano “por si acaso”. Realmente suele ser una medida disuasoria puesto que ya es un estímulo negativo para el león, probablemente por desgracia ya habrá aprendido a no acercarse demasiado al palo. Esta actividad es aún más provechosa económicamente, puesto que conseguir tus fotos con una manada de leones te dará más likes que una foto tocando un cachorro.

Cuando los leones son demasiado fuertes o “no tienen el carácter apropiado” pasan a ser carne de caza enlatada. Ya he escrito antes sobre esta práctica, pero básicamente consiste en elegir un león del catálogo disponible y en un recinto cerrado, te aseguran tu caza en tres días máximo (si no no pagas, el lema es “no kill, no pay”), y puedes hacerlo aun siendo cazador inexperto, desde el jeep (en la caza legal esto no se podría hacer, por eso incluso cazadores expertos están en contra de esta práctica).

Una vez se ha dado muerte al animal, aún se sigue obteniendo más beneficio: normalmente como trofeo se preparan las cabezas o las pieles, por lo que los huesos son vendidos en el mercado asiático asignándoles falsas propiedades curativas o haciéndolos pasar por hueso de tigre, tan codiciado en el mercado negro asiático. En la infografía a final del post podéis ver cómo crece ese mercado.

Por todo esto antes de participar en cualquier actividad con animales si nos vamos de safari a verlos en libertad, es necesario que nos informemos bien quien hay detrás de esa actividad, de hecho muchas veces son vendidas como voluntariados, por lo que no somos conscientes del daño que se puede hacer. Estos leones crecen en granjas en las que las condiciones de bienestar no son precisamente idóneas, más bien todo lo contrario: crecen enjaulados hasta que se les da caza.

El vídeo es del blog Claws out, donde podéis encontrar más información, lo escribe una chica que vivió ella misma la experiencia y descubrió lo que había detrás. Ahora participa en distintos programas para luchar contra este tipo de prácticas, os recomiendo le echéis un vistazo 😉

 

 

Siguiendo Sara:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario