GALLIPATO: NI POLLO, NI PATO ¡ANFIBIO!

con No hay comentarios

Durante mucho tiempo, y aún a día de hoy,  reptiles y anfibios han sufrido las falsas leyendas y mitos, e incluso el desprecio de much@s. Sin embargo, os aseguro que si empezáis a conocerlos descubriréis unos animales muy interesantes precisamente por las características que los hacen únicos. Por ello en este caso quiero hablaros del gallipato (Pleurodeles walt), que tiene una amplia distribución en la península ibérica.

Estos anfibios pasan por dos fases en su vida: una terrestre y otra acuática. Durante la terrestre, en verano, vive escondido entre piedras o más enterrado. Durante la fase acuática puede encontrarse en cualquier charca o masa de agua, natural o artificial, que tenga el suficiente tamaño y poca corriente, y es en esta fase en la que tiene lugar la reproducción. Siempre vive en zonas preferiblemente húmedas, y algunas poblaciones pasan todo el año en el agua, donde se mueven y defienden mucho mejor: en tierra pueden ser bastante torpones.

Son carnívoros y muy voraces desde que son larvas, y se pueden alimentar de casi cualquier presa que encuentren: otros anfibios, renacuajos,  hormigas y otros insectos,crustáceos, gusanos… Pero en la cadena trófica él también puede ser cazado, sus principales depredadores son las aves y algunas culebras. El gallipato representa el 12 % de las presas regurgitadas por pollos de morito (Plegadis falcinellus) en nidos de Doñana, según un artículo de Macías y colaboradores de 2004.

Para defenderse tiene un mecanismo especial: en ambos costados tienen unos pequeños aguijones que sólo sacan en caso de sentirse amenazados, estos en realidad son los extremos puntiagudos de sus costillas, que se impregnan de sustancias desagradables o tóxicas para el depredador que intenta comérselos gracias a unas glándulas que poseen en la piel. En cualquier caso, no es tóxico para el ser humano, sólo hay que tener la precaución de lavarse bien las manos luego por ser precavidos/as, pero no suele suponer un gran problema.

Esta no es su única estrategia, también pueden camuflarse a pesar del gran tamaño (hasta 40cm) que pueden llegar a alcanzar, gracias a los colores pardos que le hacen ser confundidos con los fondos de las charcas y el aspecto que le dan las múltiples verrugas que poseen en toda su piel. Para nadar tienen una aleta caudal (en la cola, como una cresta), que les ayuda a impulsarse en el agua.

Ficha elaborada por Raul León

Los machos y las hembras se pueden diferenciar bien, es decir, hay dimorfismo sexual: las hembras suelen ser mayores, menos estilizadas que los machos y con las patas y cola más cortas. Cuando se aparean, el macho lleva sobre él a la hembra durante horas, e incluso días, por ello durante el celo desarrollan unas callosidades nupciales negras en patas y brazos que sirven para que la hembra no se les caiga.

Para terminar, es necesario hablar de su estado de conservación: como hemos visto pueden vivir en cualquier zona en la que aparezca una masa de agua. Por ello, incluso pozos o albercas de riego artificiales han sido hábitat y paraíso para ellos. Sin embargo la agricultura y los sistemas tradicionales están siendo sustituidos por otros, como depósitos metálicos elevados, o modificados siendo tapados de forma que son inaccesibles para gallipatos e impide su reproducción. Antes los pozos o albercas drenaban el agua que había en el medio, por lo que sólo era un control del lugar o tiempo de los recursos hídricos, pero con las nuevas técnicas los recursos hídricos sólo estarían disponibles para el ser humano, y desaparecen del medio natural. Además, la construcción de carreteras, el asfaltado de caminos, o incluso la maquinaria utilizada en la agricultura intensiva son trampas mortales para gallipatos y otros anfibios.

Por otro lado, la introducción de especies invasoras como cangrejos o galápagos, tampoco les favorece, todo lo contrario: compiten por recursos por lo que pueden llegar a eliminar colonias de gallipatos y otros anfibios.

Por todo ello si nos encontramos a uno de estos verrugosos urodelos no hay que correr a eliminarlo de nuestra vista, probablemente estará en busca de comida o la charca más cercana.

Siguiendo Sara:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario