LOS LÉMURES SE QUEDAN SIN SELVA EN MADAGASCAR

con No hay comentarios

Madagascar es un paraíso para la biodiversidad, en la cuarta isla más grande del mundo el 90% de las especies son endémicas, lo que quiere decir que son originarias y únicas en la isla.

Disminución de la masa forestal en Madagascar del 80%. Imagen de www.eoi.es

Sin embargo, esto puede desaparecer muy rápido debido a la acción del hombre. En Madagascar crecen une leguminosa denominada Dalbergia, Rosewood en inglés, muy apreciada por su madera, especialmente comercializada en China aunque también en el mercado europeo y norteamericano. La tala indiscriminada de este árbol hace desaparecer la masa forestal de la isla, que ha disminuido ya un 80%. Las distintas mafias, cuya actividad está ligada a la convulsa vida política en el país y la situación social del mismo, talan y venden estos la madera a estos mercados con los que se enriquecen.

Esta desaparición está ligada intrínsecamente a la desaparición de la fauna que en ellos habita. Es el caso de los lémures, cuya dramática situación es que el 90% de las más de 100 especies de lémures se consideran en Peligro Crítico de Extinción, el mayor grado de amenaza posible.

Además de la tala indiscriminada, se enfrentan al comercio ilegal de animales para servir como mascotas exóticas, que afecta sobre todo a reptiles de la isla, aunque el de lémures ha crecido hasta tal punto que un estudio del año 2015 indica que los lémures capturados en libertad para ser vendidos en el comercio ilegal como mascotas podría ser de unos 28.000 ejemplares en tres años.

Estos datos son los que justifican en muchas ocasiones la reproducción en cautividad en centros de fauna como zoológicos y reservas de estas especies. Un plan que incluya la reintroducción y se viera reforzado con la conservación in situ (en las mismas selvas donde viven) podría tener grandes resultados, sin embargo algunas de las especies tienen mayor número de individuos en cautividad que en libertad, por lo que si no contemplamos la reintroducción estos programas dejarían de tener sentido.

Por supuesto no es tan fácil, puesto que si la selva sigue desapareciendo no tendremos donde reintroducir a los animales. En cualquier caso, cada un@ de nosotr@s puede poner su granito de arena evitando consumir productos que destruyan el hábitat de estos animales, así como no potenciar y denunciar el tráfico ilegal de animales.

 

Siguiendo Sara:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario