EL VENENO DE LAS SERPIENTES

con No hay comentarios

Actualmente se conocen más de 2000 especies diferentes de serpientes, solo alrededor de 300 son venenosas, aunque todas se lleven la fama. Además, el veneno lo utilizan para atacar o inmovilizar a sus presas y facilitar la digestión, por lo que no están esperando que pasemos cerca para atacarnos y emplear su veneno en atacarnos, si nos topamos con una lo mejor es dejarla tranquila e irnos hacia otro lado.

El 95% del contenido de las serpientes en seco (quitando el líquido que lo une formando la saliva) está formado por polipéptidos que pueden ser enzimas, toxinas o pequeños péptidos que afectan a los animales envenenados.

Muchas de estas enzimas ya se han identificados. Doce de ellas son comunes a la mayoría de los venenos, como la encargada de abrir paso al veneno a través de los tejidos. En general existen dos tipos de venenos según su diana de actuación: neurotóxicos (que afectan al sistema nervioso) y los hemotóxicos (que afectan a la sangre).

En cualquier caso el efecto del veneno depende de la cantidad inyectada, la edad de la serpiente, el lugar de la mordedura, la persona que es mordida (desde la edad hasta el propio sistema inmune)… Los efectos pueden ser también diversos y relacionados con el tipo de veneno: desde paro respiratorio, trastornos hemorrágicos potencialmente mortales, insuficiencia renal irreversible o daños en tejidos que pueden necesitar amputación y causar otras discapacidades permanentes.

En España existen 13 especies de serpientes, pero sólo 5 de ellas venenosas: 3 víboras y 2 culebras, aunque estas últimas es complicado que lleguen a causar algún daño a un ser humano. De las víboras la más común es la hocicuda, pero en los tres casos el veneno no es mortal para una persona adula sana, puede ser letal en determinadas personas (niños, ancianos, enfermos…) si no se trata correctamente.

Diferenciar esta víbora es relativamente fácil: si os encontráis podréis ver que tiene apéndice nasal hacia arriba, como se aprecia en este dibujo:

 

Deja un comentario