SOCIEDAD SURICATA

con No hay comentarios

Creo recordar que ya publiqué esta foto en instagram, pero esta semana me preguntaba una chica si es posible tener un suricata de mascota, algo que ya fue un debate cuando una chica vio a uno en una vitrina de una tienda de animales exóticos en Granada como podéis leer en este artículo. Por ello me he decidido este martes ha escribir un post en el blog dedicado a estos pequeños mamíferos africanos.

Los suricatas son animales gregarios, esto quiere decir que viven en grupos. Estos grupos tienen como líder a una hembra y suelen estar formado por dos o tres familia, llegando a ser más de 20 individuos. Esta sociedad suricata funciona gracias al reparto de funciones: mientras unos buscan alimento, otros cuidan a las crías, y otros se posan sobre sus patas traseras y la cola para vigilar el territorio.

Todos juntos viven en una gran madriguera que construyen excavando en el suelo, formada por numerosos túneles y cámaras, con muchas salidas diferentes a la superficie. Por ello tienen unas fuertes uñas, gracias a ellas con sus patas delanteras pueden excavar los túneles.

Si algún suricata vigía encuentra alguna señal de peligro, todos corren al interior de la madriguera, o incluso se han observado adultos que cubren con sus cuerpos a las crías si están demasiado lejos para ocultarse en algún túnel. Dedican mucho tiempo al cuidado de las crías en los suricatas, de hecho cuando están jugando los adultos siguen vigilando pero cerca de las crías para mantenerlas siempre a salvo.

Los suricatas emiten distintos sonidos, entre ellos uno parecido a un ladrido que nos recuerda al de un perro. Recientemente se ha puesto de moda su tenencia como mascota, ya que sus poblaciones se encuentran según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) en estado de Preocupación Menor y no se encuentran en la Lista de Especies Invasoras de MAPAMA en España, por lo que su comercialización es legal. Sin embargo, antes de ni plantearte tener un suricata en casa, aún siendo legal, párate a pensar lo siguiente:

  • Viven en grupos como hemos visto de más de 25 individuos, son animales sociales y necesitan a su grupo para sobrevivir.
  • Se alimentan de insectos y cazan presas de pequeño tamaño, también comen algunos frutos, su dieta por tanto no es “pienso de gato” como recomiendan los vendedores. Tienen fuertes y afilados colmillos que le permiten desgarrar la carne, por lo que un bocado puede hacernos daño y su alimentación es más específica de lo que pretenden hacernos creer.
  • Necesitan un sustrato para excavar, viven en madrigueras subterráneas, y gracias a esta actividad desgastan sus uñas.
  • Aún no están en la lista de especies invasoras, pero teniendo en cuenta la agilidad para desplazarse y adaptarse a diferentes territorios, que pueden alimentarse de ratones, insectos y aves, y que se reproducen con gran facilidad, pueden ser potencialmente un peligro para la fauna autóctona.
  • Son animales salvajes, no hay siglos de historia de domesticación, por lo que no nos necesitan para sobrevivir, todo lo contrario, su lugar está en la naturaleza.

Cuando he trabajado en centros de fauna salvaje, he vivido como numerosas familias venían a dejar su suricata con diferentes excusas: porque no era tan simpático como Timón en el Rey León, incluso mordió a la niña, porque tenían todos los muebles arañados, decían que estaba loco y se ponía a correr por todos lados sin dejarse coger, lo veían tristón, olían mal… Pero no es sólo triste que haya crecido ese animal aislado de sus iguales y que luego sea abandonado, sino que ya está condenado.

Precisamente debido a su gran carácter social, los suricatas de una familia o colonia no admiten a individuos externos a ellas, perciben un olor diferente y probablemente si forzamos la aceptación acabarían matándolo, puesto que el nuevo individuo es considerado un peligro para sus crías, y un competidor de recursos. Por ello cuando queremos buscarle una nueva familia a un suricata que es abandonado es prácticamenente misión imposible: otro grupo no lo aceptaría. Por otro lado, al haber sido criado en cautividad e improntado por humanos su supervivencia en la naturaleza no estaría garantizada.

Como decía, es legal comprarlo en España, pero también llegan gracias a su pequeño tamaño a través del mercado ilegal, por lo que pueden llegar incluso en el interior de una maleta. Antes de comprar una mascota así, hay que plantearse si realmente son mascotas… y si no hay demanda no hay comercio.

Siguiendo Sara:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario