EL NEGOCIO DEL TRÁFICO DE ANIMALES

con No hay comentarios

tráfico de animales

Os sorprendería saber la cantidad de animales que entran ilegalmente en nuestro país, que siguen siendo capturados de la naturaleza y son traídos en horribles condiciones hasta Europa. Acabo de leer esta noticia del pasado marzo sobre tráfico de animales en España, que señala que fueron incautados 600 animales exóticos (¡600!) que entraban ilegalmente y con los que se podía obtener hasta 50.000€.

Los miembros de la organización criminal compraban los ejemplares en varios países de América, Asia, África y Oceanía, donde se extraían de la naturaleza gracias a una red de colaboradores en distintos países, que se encargaban de importarlos junto a una documentación ilegal y en unas condiciones que provocaban la muerte de muchos de los animales antes de llegar a su destino.

La operación comenzó cuando se detuvo en el aeropuerto de Ámsterdam a tres españoles con más de 200 reptiles en maletas, cuyo destino final era Madrid, ya que estos animales, en este caso reptiles, tenían como fin llegar a ser vendidos en ferias especializadas como Terraristik en Hamm (Alemania) o Expoterraria, que se celebra en distintas ciudades españolas. Como ya os conté en otro post, las condiciones en las que viven los animales en este tipos de ferias hasta que son vendidos, en muchos casos, son las mismas en las que vive un zapato en una caja.

El problema es que esto no es un caso aislado y que España es una puerta de entrada al tráfico ilegal de especies. En un informe realizado por WWF este mismo año se incluyen datos muy reveladores sobre la situación, entre ellos tenéis esta gráfica con el número de animales vivos que llegan a nuestro país. Y es que en ella ni siquiera se tienen en cuenta los animales que sufren las consecuencias del tráfico ilegal de artículos extraídos de animales que le suponen la muerte (el marfil de los elefantes, cuerno de rinoceronte o pieles de cocodrilo).

En este  link tenéis enlace donde descargar el PDF completo con toda la información de su campaña Stop Tráfico de Especies. Os recomiendo leerlo porque tiene mucha información y muy bien explicada basándose en datos reales.

¿Cuáles son las causas o los problemas que perpetúan esta situación? WWF entre otros apunta a la falta de voluntad política y lentitud en el flujo de información de las administraciones relacionadas con CITES. Desde mi punto de vista no existen leyes que realmente supongan un peligro para este tipo de prácticas, puesto que resulta muy barato. Tanto el Código Penal como la Ley Orgánica 12/1995 de Represión del Contrabando y la Ley 33/2015 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad establecen sanciones, sin embargo, sería conveniente contar con una normativa específica que establezca los tipos de infracciones de forma mucho más clara y que facilite la imposición de sanciones y castigos más duros con efecto disuasorio.

Por otro lado en CITES se establece la posibilidad de comerciar con animales que han sido nacidos en cautividad, pero ese detalle es fácil de saltárselo, por ejemplo, cuando a un ave que ha muerto le quitamos su anilla y se la ponemos a un animal que entra nuevo en el país, quedando validada así su documentación. Esto se podría evitar con buenas inspecciones en criaderos o centros con fauna, así como con controles de este siglo como la huella genética, puesto que un microchip también puede ser retirado y reinsertado.

Existe por tanto una gran falta de medios. Si tenemos que buscar ubicación, por ejemplo a estos 600 reptiles incautados, no existen tampoco centros especializados donde dejarlos, por lo que de momento entre santuarios, reservas y zoológicos cubren esa necesidad (y sin recibir ningún tipo de ayuda de las administraciones, ni económica ni en especias). En muchos casos permanecen con las mismas redes que trafican con ellos por falta de centros donde llevarlos. Además no existe una investigación ni seguimiento de las especies afectadas. Ni siquiera en muchos casos de los animales tras ser incautados que son cedidos a los distintos centros que puedan tener espacio para ellos.

¿Qué podemos hacer nosotr@s? No acudir a este tipo de ferias, yo misma fui este año a una celebrada en Sevilla porque en ella había otras actividades como promoción de protectoras que llevaban perros para ser adoptados, pero descubrí una nave entera dedicada a la venta de exóticos en las condiciones que en el post que antes os comentaba se aprecian en las fotos. No generar demanda de animales que deben vivir en la naturaleza, ni artículos fabricados con pieles o con partes de un animal. Si no hay demanda no hay comercio.

Además os dejo este link donde podéis firmar para apoyar la iniciativa de WWF contra el tráfico ilegal de especies: https://traficoespecies.wwf.es/espana-puerta-de-entrada

 

 

 

Siguiendo Sara:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario