LOROS Y MASCOTAS

con No hay comentarios

Es común ver en las tiendas de mascotas distintos tipos de loros y guacamayos puestos a la venta, a pesar de estar en peligro de extinción (están catalogados como CITES II) se pueden comprar siempre que vengan de la cría en cautividad.

El más común en estas tiendas es el guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna),y si estáis planteándoos comprar uno primero tened en cuenta algunas cosas: estos animales viven en grupos de unos 20 individuos, por lo que necesitan una vida en grupo que desarrolle y cubra sus necesidades sociales. Tienen fuertes picos, ponen los huevos en nidos que construyen en el interior de los troncos de árboles vaciándolos, por lo que imaginad que pueden hacer con vuestros muebles. Además tienen un gran tamaño, miden alrededor de 80cm de largo y más de un metro de la punta de un ala a la otra, imaginad el espacio que necesitan para volar.

Es común ver vídeo de youtube en los que hablan o hacen ruidos “graciosos”, pero la realidad es que su sonido natural es muy fuerte, sirve para localizarse a muchos metros de distancia, por lo que no creo que a ningún vecino le haga mucha gracia nuestro ruidoso compañero.

Otro factor a tener en cuenta es la gran longevidad que tienen, hasta 70 años, por lo que probablemente viva más de lo que nosotros podamos cuidarlo.Necesitan grandes espacios para volar, y la mejor forma de apreciar la belleza de estos animales es en el cielo de la selva, no en jaulas. Su inteligencia hace que si no están lo suficientemente estimulados se depriman, llegando a morir por este motivo.

Si no reúnes las condiciones para tener esta mascota, mejor pensar en ellos y optar por otra que sí podamos cuidar, ya que estos animales nunca han llegado a ser domesticados. La gran demanda de estos animales por su exotismo y su “facilidad” para tenerlos en cautividad ha disparado la caza ilegal para su venta, siendo muy común el tráfico ilegal de estos animales.

Para terminar, me gustaría dejaros este documental llamado Parrot Confidential, de Allison Argo, en el que abandonado en una vivienda hipotecada, una persona conoce a Lou, uno de miles de loros que necesitan ser rescatados. Desde las selvas de Costa Rica a la América suburbana, un adorable y peculiar elenco de loros revelan sus historias inolvidables y el mundo agridulce que comparten con los seres humanos.

Para estos animales una vida en cautividad no siempre tiene un final feliz. A pesar de la cantidad de refugios y santuarios que luchan por satisfacer la demanda, demasiadas aves como Lou no tienen ningún lugar a donde ir.

Deja un comentario