SIN COMUNICACIÓN NO HAY GRUPO

con No hay comentarios

Existen muchas especies de ciervos, y se encuentran distribuidas por todo el mundo. En Australia y Nueva Zelanda no se encontraban, pero el ser humano hace tiempo que se encargó de introducirlas. Casi todas las especies de ciervos se caracterizan por su estructura social y por poseer unas glándulas odoríferas que son vitales para la comunicación.

A pesar de que pueda parecer sencilla, la vida de un ciervo es socialmente muy compleja: durante la época de celo se unen machos y hembras, pero el resto del año suelen vivir en grupos separados. Además, durante la berrea, nombre que recibe la época de celo por los “berridos” que emite el macho para llamar a la hembra, estos constituyen un harén de hembras con las que copulan. Para conseguirlo defienden un territorio o al propio grupo de hembras.

Para poder mantener estas estructuras sociales son superimportantes las señales de comunicación entre los individuos. En el caso de los ciervos, en concreto, son muy importantes las señales químicas que le llegan a través del olfato. Poseen glándulas odoríferas en distintas partes del cuerpo (ojos, nariz, entre astas, tarsos…) que desprenden una sustancia olorosa que permite comunicar a otros ciervos su presencia, por ejemplo. Durante la berrea hay muchos machos a los que le aparece una mancha oscura que se debe probablemente a la actividad de estas glándulas y las sustancias que producen.

Si es tan importante la comunicación a través del olor, por supuesto tienen muy desarrollado el olfato: si un humano tiene unos 5 millones de receptores para el olor, algunas especies de cérvidos poseen hasta 300. Esto no es sólo para la comunicación con el grupo, sino que al tratarse de un herbívoro que en la cadena alimentaria puede convertirse en presa. Por esto le sirve además como mecanismo de defensa. Este también es el motivo, como se puede ver en la foto, de que las fosas nasales se abran hacia los laterales, así pueden percibir olores provenientes de un mayor ángulo.

 

 

Deja un comentario